¿Cómo afectan los dispositivos móviles a los adolescentes?

Los adolescentes nacidos en el siglo XXI son la “generación M” con un uso de medios y multitasking sin precedente. Cerca del 90% de los adolescentes estadounidenses ahora posee o tiene acceso a un teléfono móvil, mismo que utiliza con frecuencia. En Estados Unidos, los adolescentes envían y reciben un promedio de más de 60 mensajes de texto por día desde sus dispositivos, y más del 90% de los adolescentes accede a internet desde un dispositivo móvil, al menos ocasionalmente.

Una de las grandes interrogantes es cómo el estar permanentemente en línea impacta el desarrollo de los adolescentes. Es un periodo de particular relevancia ya que durante la adolescencia, la comunicación con los amigos y compañeros se vuelve más intensa y frecuente. Las amistades juegan un rol fundamental para el desarrollo de habilidades sociales. Las tecnologías móviles facilitan un estado de conexión constante con los pares y nuevas vías de comunicación. Si bien los adolescentes no son el único grupo con un alto uso de dispositivos móviles (es muy probable que me estés leyendo desde tu celular), son un grupo más vulnerable a sus efectos por ser un grupo caracterizado por importantes cambios sociales, cognitivos, biológicos y psicológicos. Los adolescentes de hoy en día son, además, “nativos digitales”, es decir que durante toda su vida ha existido acceso a internet y a dispositivos móviles. Los adolescentes no sólo tienen que construir relaciones sanas, desarrollar autonomía, formar una identidad propia y hacer la transición hacia la adolescencia, lo tienen que hacer inmersos en la era digital.

Dos investigadoras de la universidad de Duke, Madeleine George y Candice Odgers  acaban de publicar una revisión de toda la investigación que existe a la fecha (que todavía resulta insuficiente) y examinaron los siete miedos más comunes expresados por padres y docentes respecto a cómo los dispositivos móviles afectan la vida de los adolescentes. Encontraron que los miedos son exagerados, excepto los relacionados con el acoso cibernético y la disrupción del sueño (1). 

Miedo 1: Acoso cibernético (cyberbulling)

  • El mayor riesgo es para los adolescentes que sufren acoso y victimización fuera de línea
  • El acoso cibernético introduce anonimato, una mayor audiencia y un registro digital y puede tener móviles diferentes que el acoso tradicional
  • Las víctimas sufren más y se sienten en menor control de la situación
  • Las víctimas suelen no reportar el acoso por miedo a perder el acceso a sus dispositivos

Miedo 2: Relaciones con extraños e intercambio de información

  • La interacción en línea es mayoritariamente con personas que conocen fuera de línea
  • Entre los adolescentes menores suele ser positiva o neutral
  • Entre adolescentes mayores puede incluir interacciones sexuales (sexting), incluyendo fotos y videos

Miedo 3: Estar conectado constantemente afecta la vida real e interfiere con la socialización y amistades fuera de línea

  • En su mayoría, los adolescentes están usando los dispositivos móviles para mantenerse en contacto con amigos y así fortalecen la calidad de estas relaciones
  • Aunque el tiempo en línea reduce las interacciones en persona, no hay evidencia de que disminuya la calidad de las amistades o genere aislamiento social
  • Los beneficios son para algunos adolescentes (por ejemplo, para los más tímidos), mientras que las desventajas son para otros (por ejemplo, personas con problemas de salud mental)
  • Es importante notar que estas investigaciones se basan en el auto-reporte o diseños no experimentales. Se necesitan estudios que permitan distinguir para quiénes y bajo qué condiciones el uso de celulares fortalece en lugar de reemplazar las relaciones personales

Miedo 4: Los dispositivos móviles generan una barrera digital entre adolescentes y adultos

  • Aunque el uso de los dispositivos móviles sí reduce el tiempo en compañía física de los padres, no necesariamente debilita la relación
  • Si la relación es sólida de inicio, los dispositivos móviles pueden traer beneficios
  • Se necesita más investigación para entender cómo usar formas específicas de comunicación puede fortalecer las relaciones, la sensación de autonomía y aumentar el conocimiento de los padres. ¿Será un mensajito una mejor forma para discutir temas difíciles?

Miedo 5: Los adolescentes experimentan con diversas identidades en línea y dejan un archivo digital que puede aftectar su identidad o futuro

  • La mayoría de la investigación a la fecha reitera el paralelismo entre cómo los individuos se presentan dentro y fuera de línea, pero todavía hay mucho qué no sabemos
  • Una excepción importante es que le facilita a los adolescentes LGBT explorar y desarrollar sus identidades en espacios compartidos y en su mayoría seguros
  • Hacen falta estudios a largo plazo que se enfoquen cómo estas experiencias afectan o contribuyen a la transición hacia la adultez

Miedo 6: El multitasking constante aftecta el desempeño cognitivo y académico de los adolescentes

  • Los adolescentes usan las nuevas tecnologías para realizar múltiples tareas a las vez, con altísima frecuencia, en particular mientras están haciendo trabajo escolar en casa
  • Investigación en estudiantes universitarios indica que el multitasking puede tener efecto negativos: un mayor uso se asocia con menor desempeño académico (calificaciones más bajas, menos tiempo de estudio y un aumento de ausencias). Sin embargo, es difícil saber si el uso de dispositivos móviles causa un peor desempeño académico o si ambos tienen una causa subyacente
  • Está demostrado que el multitasking genera alta distractibilidad
  • Un área de riesgo en particular es el uso de dispositivos mientras manejan
  • Estos estudios se han hecho en adultos jóvenes. Sabemos muy poco sobre los efectos en la Generación M. A la fecha, no hay estudios publicados sobre el efecto neurológico de los celulares. No sabemos si afectan o benefician el desarrollo cognitivo.

Miedo 7: Los dispositivos móviles afectan los patrones y la calidad del sueño

  • En esta área es dónde hay mayor evidencia de un efecto perjudicial.
  • Hoy en día la mayoría de los adolescentes duerme menos de 7 horas por noche, mientras que necesitan 8.5 a 10 horas de sueño.

En conclusión, la vida en línea refleja en gran medida la vida fuera de línea, así es que el uso de dispositivos móviles presenta un riesgo particular para adolescentes vulnerables, pero puede ser beneficiosa para adolescentes con un desarrollo adecuado en un ambiente social y familar favorable. Hay muy poca evidencia de estudios experimentales respecto a los efectos de los dispositivos móviles en la vida y desarrollo de los adolescentes. La evidencia más fuerte apunta a que el uso de dispositivos móviles afecta negativamente la cantidad y calidad de sueño y que puede empeorar el acoso y victimización. Las investigadoras resaltan la importancia de tener más evidencia de estudios experimentales y cuasi-experimentales para tener evidencia sólida que nos permita entender cómo, para quién y bajo qué condiciones la interacción con los dispositivos móviles influye en el desarrollo de los adolescentes.

 


 

(1) Este artículo es una sinopsis de los puntos más importantes del artículo que se puede consultar en línea:

George M & Odgers C (2015) Seven Fears and the Science of How Mobile Technologies May Be Influencing Adolescents in the Digital Age. Perspectives on Pyschological Science. Vol 10(6) 832-851

 

The following two tabs change content below.

Lucía Magis Weinberg

Editora Ejecutiva y Co-Fundadora de NeuroMéxico. Estoy haciendo mi doctorado en Neurociencias Cognitivas en el University College London (UCL) estudiando cómo cambia el cerebro y la conducta durante la adolescencia. Me gradué de Medicina en la UNAM, hice una maestría en Neurociencias Cognitivas en UCL, donde estudié cómo los adolescentes perciben el riesgo. Además del laboratorio, me encanta estar en el Science Museum o hacer stand-up comedy sobre ciencia en algún pub inglés.

Share This Post

Únete a la discusión